Calíope- buscando a caliope - elemi fuentes

Buscando a Calíope

Advertisements

Hace frío y no se que pensar. Llueve. Te llamo por teléfono. Tú me recuerdas a todos esos momentos de soledad en los que se necesita estar con alguien. Esos ratos que la vida te llena de melancolía y sin razón te hacen estar tristes. Esos preciosos momentos en los que la compañía de uno mismo es mas grata que la de un Dios; y sin embargo sientes que tu mejor amigo, tú mismo, no siempre se encuentra dentro de ti.

 ¡Ay, quisiera decir tantas cosas! Tantos sentimientos se agolpan entre el pecho que por caber, no caben ni tus besos.

¿Recuerdas los días de oro? ¿La maravillosa melodía de la risa? ¿Porque se acabaron nuestros pasados?

Y la respuesta no me llega.

Espera… Es un eco. Aquello que oigo repetida y lejanamente en las montañas de mi alma es un eco.

¿Qué dice? ¡Ay! Tantas cosas dice que se pierde todo en un murmullo de silencio.

Tus manos, tus brazos, tus abrazos; enamoradas hojas de terciopelo que en el invierno descansan sobre el calor del fuego. Invisibles partículas que sobre el corazón se posan y envenenan sin compasión la dicha de mi alma.

¡Tengo tantas cosas que decirte!

 Está lloviendo sobre el asfalto. Poco a poco la lluvia va borrando tu sonrisa. Las gotas, siniestras, tienen el sabor de tus besos. Besos amargos. Besos insípidos. Besos que me queman el corazón, pero vacíos de vida.

Te recuerdo y no se quien eres. No sé qué recordar. No se si eres el caballero que ande buscando o si en mi historia la princesa guerrera nunca encontrara al principe enamorado.

Sé que estás ahí. Pero estas tan lejos…Pero ahora no quiero recordarte lejos.

Cojo el teléfono y al otro lado estas tu. Arte moderno. No me gusta el arte moderno. Quiero decirte que lo odio y que no hay mejor virtud que la paciencia. Quiero decirte que por primera vez no tengo miedo a la muerte y que tal vez ahora sea feliz por eso. Viví un momento pensando que al siguiente moriria. Pensé que tenía razón. Pero descubrí que me equivocaba. Vive cada dia sin pensar en la muerte, porque el miedo no te dedja disfrutar. Vive cada dia como venga. Se feliz con lo que tienes y comparte. Haz lo que te apetezca cada día. No te arrepientas de ser tu mismo ni de los errores del pasado.

Eso es todo lo que quería decirte.

Al menos, eso es todo lo que te digo.

Melancólica en mi estado, quisiera decirte tantas cosas. Decirte que a veces simplemente me gustaría acabar una historia. Una historia sin moraleja, sin consejo. Sin decirle a nadie lo que tiene que hacer y dejando los aires encerrados en algún armario.

Quisiera decirte que sé cómo soy pero no se quien soy. O a lo mejor que se quién soy pero no sé lo que quiero. O a lo mejor si lo sé, y simplemente tengo miedo.

Eso es lo que realmente quería decirte.

Tal vez podría amarte si te viera. Pero tal vez solo te desee. O tal vez busque a quien está por debajo.

Una vez más, me abrigas con tus palabras. Pero me siento insegura entre tus brazos.

Tantos quisiera y tantos tal vez. Tanto escribir y tantas palabras para enmascarar un solo sentimiento. Poemas vacíos de amor. Historias interminables.

¿Dónde está la inspiración? ¿Dónde están mis musas?

Advertisements

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s