Museo de historia natural

El Metro

Es verano y Londres se despierta a un día caluroso y despejado. El día avanza y con él, el calor, y los autos derritiéndose sobre una lava de cemento. El termómetro marca setenta y siete grados Fahrenheit; pero sus gentes aún llevan demasiada ropa interior bajo los trajes de chaqueta. El metro, bajo su apariencia de civismo, no es más que un vagón con decenas de cuerpos sudorosos y malolientes. Tráfico. Mucho tráfico

Advertisements